Actualidad

Ayuntamiento de Iruña: inversiones y construcción de acuerdos. Por Edurne Eguino

El próximo 3 de julio, el Pleno municipal tendrá que decidir sobre el destino de 6 millones de euros del superávit de las cuentas del año pasado, y destinarlo a inversiones para la ciudadanía, que la nefasta Ley Montoro nos permite programar para ejecutar, desde su aprobación hasta finales de 2019.

Los cuatro grupos políticos que gobernamos en coalición y tenemos la mayoría del Pleno por un voto (14 por 13 entre UPN y PSN) hemos ejercido nuestro compromiso con la ciudadanía que en 2015 nos votó, alcanzando siempre acuerdos en los temas más importantes de la ciudad, que son los que llegan al Pleno: Presupuestos, Inversiones, Plantilla, Ordenanzas y Reglamentos, Modificaciones Urbanísticas, etc. etc.

Alcanzar acuerdos entre diferentes no es fácil y exige disposición de las personas que integran el equipo de gobierno: escucha, respeto, argumentación, confianza, interés general de la ciudad…que a menudo conviven con otros intereses “menos generales” :yo tengo más votos que tú y por eso mando más, los míos me exigen, etc. …

Hasta cierto punto es entendible que esos intereses “menos generales y más partidistas” intenten imponerse en fechas como las actuales donde se vislumbra el horizonte de la próxima cita electoral, pero aún así defendemos que el interés general de la ciudad y de la mayoría social deben prevalecer por encima de todo si no queremos defraudar. Consolidar cambios progresistas exige sumar fuerzas entre las izquierdas y actitudes de colaboración entre todas ante un futuro próximo exigente, en el que todas las fuerzas de izquierda seguimos siendo necesarias si queremos cerrar el paso a la derecha.

Hace unas semanas, Eh Bildu nos hizo llegar un escueto listado, en términos generales y sin mayor concreción de proyectos , por un total de 6 millones de euros en inversiones financieramente sostenibles. En este tiempo, con esfuerzo y como respuesta a sucesivas peticiones el listado se ha ido detallando un poco más, a la vez que variaba en las cantidades totales asignada a cada capítulo, lo que indicaba que había margen de maniobra para negociar, a pesar de las notas de prensa y manifestaciones públicas en un solo sentido.

Desde Izquierda-Ezkerra, y desde Aranzadi, como es habitual en este tipo de procesos hicimos aportaciones en 3 ámbitos que consideramos fundamentales en el gobierno del cambio y que no veíamos suficientemente reflejados en el esfuerzo inversor que se proponía:

– En Igualdad proponíamos incluir 300.000 euros para reformar un local municipal en desuso como “Casa de las Mujeres” dando respuesta a un proceso participativo de más de 6 meses con un amplio número de asociaciones y colectivos de mujeres.

– En Movilidad proponíamos incluir 300.000 euros para abordar un carril bici en la Cuesta del Labrit, como compromiso ineludible del gobierno del cambio con otro modelo de movilidad más sostenible.

– En Servicios Sociales proponíamos 400.000 euros para reformar la Unidad de Barrio de la Milagrosa, consiguiendo el objetivo de una inversión por año de legislatura en materia de Servicios Sociales, históricamente relegados a un segundo término y necesitados de reformas.

Un millón de euros en total de los seis que tenemos para inversiones por superávit.

Que quienes representamos un tercio del equipo de gobierno, propongamos cambios en las inversiones que no superan un sexto de las propuestas, no parece ni exagerado, ni antidemocrático, aún aplicando criterios meramente representativos, y sin embargo nos encontramos con que EHBildu apoyada por Geroabai se niegan a introducirlas, e insistiendo en llevar su propuesta al Pleno, sin consenso.

Los grupos políticos de menor representación, como I-E con una sola concejala representan a más de 5.000 personas que pueden sentirse ninguneadas si quienes representan a 15.000 votantes consideran su papel de mera comparsa y sumisión a las decisiones mayoritarias.

Nuestra idea del acuerdo nace de que nos necesitamos para alcanzar mayorías en Pleno, mayorías que deben defender el interés general y que solo se pueden conseguir mediante la escucha, el respeto mutuo y el consenso. Estamos a tiempo???