Actualidad

Edurne Eguino propone que en “Calles 30” el carril tenga un ancho máximo de 3 metros para garantizar seguridad a bicicletas y monopatines

Este medida forma parte de las emniendas que se presentaron a la Ordenanza de Movilidad que se debatió en el Pleno del Ayuntamiento de Pamplona, el pasado 13 de diciembre.

Tras un año en el cajón, por fin llega para su aprobación definitiva la Ordenanza de Movilidad que pretende bajar las bicicletas y patinetes, de las aceras a la calzada, en una apuesta por garantizar la seguridad de quienes se desplazan a pie.

Para conseguir la máxima seguridad, nos parece fundamental reducir la velocidad de los coches en la calzada en las calles 30, ya que hoy en día muchas personas que se desplazan en bici y en patinete, tienen miedo de circular por las calzadas, porque no se respetan los límites de velocidad. El límite de 30km/h también da mayor seguridad para cruzar a pie porque se reduce el tiempo de frenada en los pasos de cebra.

Y para garantizar que los coches vayan despacio, nada mejor que diseñar los carriles, reduciendo su anchura. Con 3 metros de ancho, los carriles permiten pasar a todo tipo de vehículos pero tienen que hacerlo despacio y con cuidado. Un cuidado que invitará a bicicletas y patinetes a circular por unas carriles que serán espacio de convivencia de todo tipo de vehículos, mientras las aceras volverán a ser espacios seguros para andar.

Junto a esta propuesta, la concejala de Izquierda Ezkerra, Edurne Eguino presenta varias enmiendas para definir mejor las áreas peatonales, para que todas las calles 30 sean también ciclocalles y para que los límites de velocidad en toda la ciudad, expresen los límites que ya existen:  vías con máximos de 50km7h, calles con máximos de 30km/h y áreas peatonales con máximos de 20km/h. Además, en las zonas peatonales, cualquier vehículo deberá respetar la velocidad que marcan las personas a pie,  llegando incluso a detenerse para evitar accidentes.