Azken berriak

Batzarre valora positivamente la marcha del cambio en Navarra, en especial la reversión de los recortes y la mejora del presupuesto social

El Consejo Político de Batzarre, máximo
órgano de dirección de la organización, celebró su primera reunión esta semana, tras ser elegido en la asamblea del pasado mes de junio, donde se produjo un
proceso importante de renovación de la estructura y cargos la organización
política. Este órgano está constituido por 30 personas. La reunión sirvió para
hacer una valoración de la situación del cambio político en Navarra, así como debatir
sobre los retos del partido y de la coalición de la que forma parte,
Izquierda-Ezkerra.

Sobre la primera cuestión, desde Batzarre se
hace una valoración especialmente positiva de la marcha del cambio. En
particular por la mejora de las políticas públicas sociales del Estado de
Bienestar. En lo que llevamos de legislatura el presupuesto de Navarra, gracias
a las reformas fiscales y la mejora económica, ha crecido en torno a los 440
millones de euros. De ellos 300 millones se han destinado a mejorar la Sanidad,
la Educación y Derechos Sociales. Se han revertido los recortes y atendido las
necesidades básicas de las personas, especialmente las más vulnerables, en
situación de emergencia social. Objetivos en línea con lo que Batzarre entiende
como prioritario en el  Gobierno del
cambio.

Para Batzarre, estos importantes avances justificaron
y siguen justificando el apoyo de esta formación al cambio político en Navarra.
Hoy, afirma, volvería a  apostar sin
ninguna duda por él.  “El camino es
apostar por el diálogo y unir esfuerzos, fundamentalmente para impedir que la
derecha gobierne en Navarra, siendo fieles a nuestros principios y desde el
respeto a la pluralidad”. Afirma la formación política que ve posible acuerdos entre
partidos que compartan este objetivo.

Es cierto que se han dado algunas
dificultades en el seno del cuatripartito para llegar a consensos en
determinados temas. En unos casos se dan distintas interpretaciones a
cuestiones contenidas en el acuerdo programático, como el TAV, por ejemplo. Por
otro lado, han surgido en la legislatura temas no contemplados en dicho
acuerdo, como la Ley de Policías, "sobre los que entendemos que es
deseable trabajar hasta alcanzar el consenso de los socios de gobierno o, como
mínimo, tener en cuenta las mayorías en el Parlamento, en lugar de tomar decisiones
de forma unilateral”.

Respecto al papel que está jugando la
oposición, considera muy negativa su estrategia de generar crispación, exagerando
especialmente los conflictos identitarios y llevando la mayoría de cuestiones a
este terreno, con medias verdades o directamente falsedades. Apunta también la demagógica
crítica que practica la oposición, a la política económica y social, con clara
voluntad de impedir los avances sociales del cambio. Esta misma tónica es
mantenida por la oposición en muchos ayuntamientos navarros.

Finalmente, se
analizó la marcha de la coalición Izquierda-Ezkerra, destacando la buena
sintonía y colaboración, así como el papel que está desarrollando en el seno
del cuatripartito, tanto en el impulso hacia el cambio económico y social, como
en la defensa de la pluralidad política e identitaria de Navarra. Ha logrado
corregir algunas de las pretensiones de los partidos nacionalistas, como el
recién aprobado Decreto por el que se regula el uso del euskera en las
Administraciones Públicas
y que en su redacción inicial no garantizaba, a nuestro
modo de ver, el acceso a la función pública, en igualdad de condiciones, de
todas las personas. 

Entre las prioridades de Batzarre para este
curso, a lo interno, seguir consolidando su nueva estructura y lograr una mayor
implicación y dinamismo de la vida diaria de la organización,  así como mejorar su proyección pública, muy
pegada a los movimientos sociales. A lo externo, ahondar en una mayor equidad
fiscal que permita consolidar el gasto social y la generación
de empleo de calidad. Por último, el Consejo Político estuvo de acuerdo en impulsar
con mayor ambición aspectos del acuerdo programático todavía no desarrollados,
como es la banca pública, y seguir manteniendo una postura clara en la defensa
de la pluralidad de Navarra y la igualdad de oportunidades para todas las
personas.