Actualidad

Izquierda Ezkerra propone que en el Casco Viejo se mantenga el 75% de la superficie total construida a Viviendas

La propuesta de Geroa Bai podría hacer desaparecer 1.000 de las 4.000 viviendas actuales

Edurne Eguino ha propuesto hoy que se mantenga un equilibrio  entre el espacio destinado a vivienda y a otros usos en el Casco Viejo. El cambio en la regulación que propone Geroa Bai rompería el actual equilibrio 75% se la superficie construida para vivienda y 25% para otros usos.  En los últimos años los usos comerciales, recreativos y hosteleros han pasado de una ocupación máxima del 25%  a no tener límite.

Desde Izquierda Ezkerra abogamos por una centro vivo, donde vecinos y vecinas, comercios locales de proximidad, establecimientos de hostelería y alojamientos turísticos puedan convivir y no se produzcan los deseguilibrios y problemas que ya se han dado en otras ciudades. “Estamos a tiempo de hacer las cosas bien”, ha manifestado Edurne Eguino en rueda de prensa. 

La situación actual y sobre todo la progresión espectacular de los alojamientos turísticos en nuestra ciudad y especialmente en el Casco Antiguo, junto con la presión que ejercen los sectores económicos implicados han causado alarma social y petición vecinal al Ayuntamiento para su limitación y regulación.

El informe realizado por el Servicio de Turismo municipal recogía con datos esta preocupación y la Gerencia de Urbanismo elaboró una propuesta que el Ayuntamiento aprobó inicialmente, limitando a las primeras plantas de toda la ciudad la instalación de apartamentos turísticos y regulando por distancias mínimas la instalación de nuevos hoteles y similares (hostels…) en el Casco Viejo.

Pero tenemos un Casco Antiguo ya muy tocado en cuanto al necesario equilibrio entre viviendas y otros usos como el comercial, de oficinas u hosteleros y recreativos.

Ese equilibrio se fijaba en el Plan Municipal de 2002 y en el PEPRI del Casco Antiguo de 2001 en un mínimo del 75% de la superficie total construida para viviendas y un máximo del 25% para otros usos “tolerados” (comercial, recreativo, hostelero, residencia eventual).

Las modificaciones que anteriores Ayuntamientos han introducido desde entonces, han hecho que otros usos “tolerados” hayan pasado a ser en el Casco Antiguo usos “permitidos” junto con el de viviendas y además pueden ocupar cualquier planta e incluso parcelas enteras.

Las consecuencias las vemos hoy en día, con el encarecimiento de la vivienda tanto en venta como en alquiler, calles saturadas de establecimientos hosteleros, alojamientos turísticos, hoteles y un gran número de pisos turísticos legales e ilegales en cualquier planta, todo ello junto con la progresiva disminución del comercio local tradicional.

Por todo ello desde IE lo que proponemos es sencillamente recuperar el espíritu de la normativa de 2001 y 2002 para garantizar que las viviendas sean el uso principal en la ciudad y en el Casco Antiguo de al menos el 75% de su superficie total construida.

El resto de usos tienen que volver a ser tolerados y con un máximo del 25% de la superficie total construida.

Este criterio se ha recogido ya a petición de turismo para los alojamientos turísticos que pasan a ser “tolerados” en cada edificio y además se debe cumplir que al menos el 75% de la superficie construida total se dedique a viviendas.

Queremos que se aplique ese mismo criterio a las manzanas, recuperando la normativa de 2001 y 2002 arriba mencionada.

En los últimos años los usos comerciales, recreativos y hosteleros han pasado de una ocupación máxima del 25%  a “sin límite”

Nos preocupa enormemente la última propuesta de Geroa Bai, que además ve con muy buenos ojos UPN, porque no sólo asume y da por buenos los cambios de los últimos años, por los cuales en el Casco Viejo los usos comerciales, recreativos y hosteleros han pasado de ser “tolerados” (ocupación máxima 25%) a ser “permitidos” (sin límite de ocupación),  por lo que los usos hoteleros van a poder ocupar hasta un 25% de las manzanas independientemente de los usos que ya existen en ella (comercios, cafeterías, etc). Es una barbaridad que tratamos de visualizar en el plano que acompañamos a esta nota.

En cambio, si se cumplen las 2 premisas que proponemos (75% mínimo para viviendas y 25% máximo para el resto de usos “tolerados”: comercio, hostelería, recreativos,…) no importa tanto si los nuevos hoteles se fijan en porcentaje por parcela o por distancias, puesto que siempre guardarán ese equilibrio necesario para garantizar un barrio vivo, habitado por su vecindario habitual, con comercio local, locales recreativos y hosteleros, en proporción adecuada para la sostenibilidad de todos los usos, minimizando el riesgo de convertir nuestro Casco Antiguo en un área turística recreativa que acabe expulsando a residentes y pequeños comercios a otras zonas de la ciudad.

Apostamos por recuperar un Casco Antiguo equilibrado en cuanto a sus usos, preferentemente residencial y de pequeño comercio de cercanía, con un desarrollo de industria hostelera y hotelera limitado, para evitar lo que en otras ciudades ya lamentan.

Estamos a tiempo de mantener un Casco Viejo con vida propia y personalidad.

Reclamamos desde Izquierd Ezkerra responsabilidad al equipo de gobierno del Ayuntamiento, a Geroa Bai para que retire su propuesta, sea responsable y consecuente con los objetivos iniciales que se planteó este Ayuntamiento, de regular y controlar los alojamientos turísticos de todo tipo en el Casco Viejo y al alcalde Asirón para que lidere una propuesta acorde con las peticiones del vecindario y no con Geroa Bai y UPN que apuestan por certificar el principio del fin del Casco Antiguo.

Este tema es tan importante para el vecindario y para el futuro del Casco Viejo que deberíamos resolverlo antes de abordar los presupuestos 2019.