LA IZQUIERDA VASQUISTA DE NAVARRA
BEHARREZKO AHOTSA
twitter  facebook
eu es
Una ponencia necesaria
07-06-2012      |      Opinin
COMPARTIR:   twitter  facebook
Una ponencia necesaria
No es la primera vez que a los familiares de los fusilados se les escucha en el Parlamento de Navarra, ni es la primera vez que el movimiento a favor de la memoria histrica sale de este Parlamento con una victoria institucional y social. La primera, y por ello tal vez la ms importante, fue cuando en aquel 10 de marzo de 2003 el Parlamento de Navarra convoc un pleno extraordinario de homenaje a los que fueron asesinados por defender los valores republicanos.

Siempre que algo importante se ha conseguido a favor de la memoria histrica ha sido con la mueca desconfiada de los que andan ms preocupados por contar banderas y con la pata arrastrada de quien gobierna con la derecha. Esperemos que ahora, en la ponencia sobre memoria histrica del Parlamento, eso no ocurra porque esta es la oportunidad definitiva, esta es la ltima, porque ya terminaron de pasar todos los trenes de quienes tuvieron que hablar mucho y largo con las paredes de la cocina.

Miren, no podramos permitirnos otro ultraje ms, ni otra esperanza incumplida hacia quienes vivieron directamente aquellos hechos. Hagamos por eso un trato; abordemos esta ponencia desde la sensibilidad, asentados en los valores humanistas, y con la firme determinacin de cerrar definitivamente y para siempre todos los huecos por donde se ha colado demasiadas veces la irracionalidad. Navarra desgraciadamente fue pionera en la represin del 36, sigamos y ampliemos ahora la estela normativa ya abierta por Andaluca, Catalunya, Euskadi o Aragn.

Son varios los asuntos a tener en cuenta, pero son ms las emociones a las que responder, por eso no podemos, no debemos tratar esto como una ponencia ms. Hay 75 aos de esperanzas incumplidas, hay 75 aos de vida esperando el apoyo definitivo. Por eso Navarra tiene que deslegitimar definitivamente y para siempre lo que ocurri en el 36, y tiene que entender por eso que, por ejemplo, poner todos los medios para encontrar a los desaparecidos es algo tan bsico que sorprende que todava haya quien no lo apoye o quien se muestre tacao con la vida que hay detrs de esa bsqueda.

Resulta paradjico por ejemplo que se pueda acudir a la exhumacin de un desaparecido con el nico permiso del servicio de patrimonio del Gobierno de Navarra, ni un juez, ni una autoridad, nada, el vaco administrativo y judicial es la norma.

Reconocer una injusticia y proteger a sus vctimas resulta un objetivo prioritario para cualquier administracin pblica. Por ello es trascendental reparar el dao causado, reconocer la situacin de indefensin y poner todos los medios al alcance para restituir, reconocer, recordar y recuperar. Ha sido Izquierda-Ezkerra de la mano de Txema Maulen quien dio el paso ms importante, que es abrir camino, ahora corresponde a todos los grupos parlamentarios estar a la altura del envite.

Miren, cuando una persona lleva casi toda la vida hablando con la pared de su cocina sobre lo ocurrido, cuando alguien de forma permanente se lamenta de la sordera institucional que hubo, cuando alguien cuenta uno a uno los apoyos recibidos, y mira con esperanza a cada una de las personas que acuden a la Vuelta del Castillo el 14 de abril, desde esta generacin no podemos frivolizar sobre esas vivencias; unos tratarn de enlazar el derecho de los presos con la memoria histrica (como el otro da pudimos leer en esta seccin), otros pasearn despistados y llenos de vergenza incapaces de mirar a los ojos a las vctimas de aquella barbarie, porque ya son muchos los agravios sumados en estos aos. Por eso mismo tratemos con mimo y altura este quehacer parlamentario, que no trata ms que de dignidad y derecho a la verdad.

Estos familiares sufrieron el silencio de las cunetas, que es peor que el llanto del cementerio, y la ansiedad irresistible de la desaparicin y la ilusin ilimitada de la despedida pendiente. Pero tambin su mundo, el mundo republicano tuvo que pagar un precio muy alto. Perdieron un sueo (el sueo republicano del 31), fueron perseguidos y asesinados, fueron condenados por los aliados a la soledad fsica y moral, contribuyeron decididamente a ganar una guerra mundial pero sin capacidad para que esa victoria se extendiera a Espaa, fueron otra vez perseguidos y ultrajados en los montes en la poca del maquis, vieron pasar uno a uno, como una losa, los aos de la dictadura, y finalmente la transicin, maldita, llen de engaos y agravios toda una experiencia de resistencia.

Estos familiares han tenido que aguantar todo eso, y ms. Han tenido que pasear muchos aos por calles que llevaban el nombre de los asesinos de aquella poca, han tenido que aguantar la burla de Yolanda Barcina en su defensa, tozuda, vergonzosa e increble, del Conde de Rodezno. Han tenido que recorrer cunetas, ribazos, montes y curvas para colgar una flor sobre el recuerdo, sobre su recuerdo.

Y es verdad que llegamos tarde, muy muy tarde, pero an estamos a tiempo, porque como en la historia de una ausencia fsica, el camino y el paso es la conviccin de un familiar, su razn de ser, su vida. Por eso hay gente como Roberto Rocafort, Olimpia Plaza, Ricardo Mula, o Dolores Labat que no pueden entender ninguno de sus das sin luchar por ese hallazgo esperado, necesario y sanador.

Ahora es la oportunidad entonces de reconciliarnos con esa memoria tranquila, pero constante, trabajada por los familiares. Escuchar, atender, masticar los detalles, comprender y ponerse en su lugar es una actitud obligada de quienes componen esa ponencia de la memoria histrica en el Parlamento de Navarra, porque sin ms no hay ninguna lgica posible, no hay ninguna sigla que sea capaz, ni ninguna ideologa, ni mucho menos ninguna razn poltica, que puede explicar por qu hoy seguimos teniendo a cientos de navarros tirados en las cunetas.

La iniciativa presentada por Izquierda-Ezkerra viene a colmar todas las demandas de los colectivos a favor de la memoria histrica, pero sobre todo viene a colmar una aspiracin justa que nos hace ms mayores democrticamente, ms humanos, ms cercanos al dolor ajeno, ms sensibles a las muertes intiles, y ms intolerantes ante los agravios hacia las vctimas de la violencia.

Bidea eta bidaia luzea izan dadila.

batzarre
inicio
conócenos
noticias
documentos
representación
enlaces
euskera
contacta
facebook
twitter
youtube
creative commons
BATZARRE    C/Navarrería 15-1ºC   I   31001 Iruña   I   Tfno. 948 224 757   I   info@batzarre.org