Actualidad

Rendición de cuentas (Balance de legislatura en Iruña, por Edurne Eguino)

En la recta final de la legislatura es necesario echar la vista atrás y poner en valor todo lo conseguido en Iruña-Pamplona en estos 4 años, que es mucho, para que la ciudadanía lo conozca y juzgue.

Arrancamos en 2015. Los resultados electorales permitieron, también en Iruña asumir el Gobierno Municipal entre 4 grupos municipales (EH-Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda Ezkerra) con compromisos claros en defensa de los derechos de la ciudadanía y de los servicios públicos municipales, con una visión de la ciudad muy diferente de la aplicada por UPN en sus 26 largos años de ocupación del poder municipal, que no de buena gestión.

Un buen Acuerdo Programático con 147 medidas

Partiendo de los respectivos programas electorales se elaboró, a nuestro juicio, un buen acuerdo programático, con 147 medidas transformadoras, ilusionantes y responsables con la ciudadanía.

Para Izquierda Ezkerra este acuerdo ha sido una guía muy útil para gestionar el Área de Acción Social, bajo nuestra responsabilidad durante 3 años, y también para hacer propuestas y el seguimiento del resto de áreas y ámbitos de actuación municipales.

Al hilo del Acuerdo, valoramos el avance en muchas materias de calado en Memoria Histórica, con la exhumación de Mola y Sanjurjo y poniendo los Caídos en el centro del debate; en Acción Social y Desarrollo Comunitario, superando en algunos temas el propio Acuerdo Programático; en Igualdad y Participación Ciudadana, con la creación y dotación de dos nuevas áreas municipales que no existían anteriormente; en Movilidad, con la amabilización del Centro y el corredor de Pio XII; en Medio Ambiente con la creación de una Operadora Energética Municipal o la creación de varios huertos urbanos; en Vivienda, con la rehabilitación y uso de 100 viviendas municipales; en Urbanismo, con la elaboración de planes de renovación-rehabilitación en Milagrosa y actuaciones en algunas zonas degradadas en los barrios de Sanduzelai o Etxabakoitz No nos olvidamos de la elaboración de Planes de Comercio y Turismo y las mejoras en Escuelas Infantiles. Y más: los Proyectos de Economía Solidaria en Geltoki, la apertura de los Civivox a nuevos usos y horarios, las mejoras en la programación y organización de los Sanfermines, la Nueva Ordenanza de Euskera…

Pero también es cierto que en todas esas áreas se podría haber hecho más: descatalogando el Monumento a los Caídos y denunciando el Convenio con el Arzobispado para el uso de la cripta; constituyendo una Comisión por la Paz y la Convivencia para abordar con decisión el periodo post-ETA; manteniendo el Área de Igualdad y no reduciendo a la mitad el presupuesto de Participación; abordando más proyectos de movilidad sostenible y evitando la confrontación en el diseño de Pio XII, por rencillas entre áreas gestionadas por grupos políticos distintos y con un resultado final tardío y contradictorio con el proyecto de trasporte de gran capacidad previsto para la Comarca de Pamplona por la Mancomunidad. Poniendo el acelerador en la rehabilitación de todas las viviendas municipales, de las que aún quedan 100 vacías; asumiendo la gestión directa de algunos servicios municipales privatizados, como por ejemplo la limpieza viaria y de instalaciones municipales como polideportivos, el mantenimiento de las zonas verdes, la gestión de la zona azul, los Civivox o la ampliación de horarios de las bibliotecas. También se podrían haber formulado consultas ciudadanas vinculantes. Estos son sólo algunos ejemplos de medidas que figuraban en el Acuerdo Programático y que no se han acometido.

Acción Social y políticas para las personas, un salto cualitativo

  • Como responsables del Área de Acción Social durante 3 años destacamos los enormes avances conseguidos en un área olvidada y castigada por UPN.- Triplicadas las prestaciones de emergencia social y de comedor escolar entre otras
  • Aumentada la plantilla del Área en más de 18 plazas,
  • Elaborado un I Plan Municipal de Infancia y un Plan Director de Cooperación al Desarrollo
  • Gestión directa del Servicio de Atención a Domicilio, con la incorporación de más de 180 trabajadoras al Ayuntamiento,
  • Aumentados los contratos de Empleo Social Protegido de 76 a 100/año
  • Ampliados de 5 a 8 los Servicios de Atención Preventiva Comunitaria a Infancia y Adolescencia en los barrios.
  • Nueva sede para el Comedor Social, Nueva Unidad de Barrio de Txantrea y remodelación de la del Ensanche.
  • Diagnósticos y Proyectos Comunitarios en algunos barrios
  • Centro Comunitario de Personas Mayores en Etxabakoitz y Economato en Buztintxuri.
  • Cesión de la Vivienda Comunitaria de Milagrosa y del Chalet de Caparroso para Acogida de Refugiados.

Lástima que nuestra expulsión del equipo de gobierno haya truncado proyectos tan necesarios como la implantación del Nuevo Modelo de Atención en las Unidades de Barrio, llamado a ser pionero y punta de lanza de la reforma que hay que implantar en toda Navarra; o la creación de un Nuevo Servicio de Atención a Urgencias Sociales más allá del “horario de oficina”. También quedó en el aire la creación de una Empresa Municipal de Inserción Social para la formación y empleo de las personas en riesgo de exclusión.

Errores cometidos y “lecciones aprendidas”

Tras el rápido consenso alcanzado en torno al Acuerdo Programático, consideramos que fue un error la negativa de Geroa Bai a entrar en el gobierno municipal.  Esta decisión dejaba en manos de los 5 concejales de EH Bildu el peso de la alcaldía y todo el gobierno municipal compensado, sólo en parte, con la incorporación de la concejala de Izquierda Ezkerra y los 3 concejales de Aranzadi.

Otro error importante ha sido el veto de Geroa Bai a una comisión de seguimiento del Acuerdo Programático, como la que se constituyó en el caso del Gobierno de Navarra. Su inexistencia ha imposibilitando el mutuo reconocimiento de los grupos del cambio, ha sido un obstáculo para el trabajo en equipo, la confianza mutua y los consensos.

Por último, el tercer error ha sido que EHBildu y Geroa Bai quisieron “imponer” el funcionamiento por “mayorías”, como “argumento” para nuestra expulsión. Precisamente desde las mayorías es desde donde hay que saber mostrar generosidad y respeto a la pluralidad, en aras a la convivencia y el acuerdo.

Aún así, Izquierda Ezkerra ha demostrado su lealtad al Acuerdo Programático y responsabilidad apoyando los Presupuestos 2019. Con su no aprobación, gracias a la abstención de Aranzadi y el voto en contra de PSN y UPN, hemos perdido millones de inversión para la ciudad y ha salido adelante una nueva normativa, de la mano de Geroa Bai, con apoyo de UPN, que permite la implantación de nuevos hoteles en todas y cada una las manzanas del Casco Viejo, dejando via libre a un macro hostel en Unzu.

Reactivar el voto de la izquierda, nuestro gran reto

Somos muy conscientes de que los errores cometidos por el cuatripartito municipal en esta legislatura han podido frustrar las expectativas de algunas personas. Se suman también situaciones complicadas en el seno de algunas de las formaciones políticas, más novedosas y transformadoras, al mismo tiempo que vemos con mucha preocupación el rearme de opciones de derechas cada vez más radicalizadas, dispuestas a todo con tal de recuperar el poder. Su regreso es un gran riesgo, no sólo porque puedan anular los avances conseguidos en esta legislatura, sino sumirnos de nuevo en la senda de los recortes y pérdida de derecho logrados con mucha lucha.

Por eso para Izquierda Ezkerra es muy importante valorar que en 2015 asumimos el gobierno municipal por un margen muy ajustado de votos y que la única manera de seguir trabajando por los derechos de la ciudadanía y por una sociedad más justa , con igualdad de oportunidades para todas las personas, es reeditando el gobierno del cambio, en el que Izquierda Ezkerra es una fuerza responsable y necesaria para seguir profundizando y avanzando por la senda del cambio en Iruña.

Ir a votar en mayo y votar izquierda es la única alternativa para seguir mejorando la ciudad y la vida de las personas que la habitan, sea cual sea su edad, sexo y condición.