Azken berriak

Tudela, bulos ayudas sociales y personas inmigrantes. Por Marisa Marqués Concejala de Servicios Sociales de Tudela por Izquierda Ezkerra

Parece que la ola de “noticias falsas” y
bulos que aparecen cada día con más frecuencia en medios y redes, y se
extienden a una velocidad de crucero que la verdad nunca alcanza, ha llegado
también a Tudela.

Estos últimos días ha corrido como la
pólvora, a través de wathsapp y otras
redes sociales, un bulo. Como todos los bulos, sin un origen concreto y sin
autoría.

El bulo viene a “demonizar” una vez más las
ayudas sociales y a las personas perceptoras. Y digo una vez más porque cada
cierto tiempo asistimos a sucesos similares, unas veces en forma de hojas
anónimas que aparecen en los buzones de nuestras casas, otras, como en esta
ocasión, extendidas a través de las redes sociales, amparadas también en el más
absoluto anonimato. ¿De dónde procede esa obsesión por cebarse con la parte más
débil y vulnerable?, pero sobre todo ¿qué pretende?.

 Esta
vez el bulo afirmaba que el Ayuntamiento de Tudela paga los tickets de compra a los inmigrantes sin
importar lo que compren o que el ticket
no sea suyo, además de otras lindezas como que “a los inmigrantes se les paga
por no trabajar”.

Con bulos como el de estos días te das
cuenta de lo importante que es crear redes como la que esta semana ha echado a
andar en Navarra, la Red anti-rumores Zaska.
Esta plataforma nace para hacer frente a estereotipos, prejuicios y rumorología
que dificultan la convivencia y están en la base de la discriminación. El
Ayuntamiento de Tudela forma parte de la red, porque pertenece a la Mesa de
Entidades de Tudela y la Ribera, que se ha sumado.

Resulta triste y decepcionante que el
esfuerzo del día a día, por educar en valores de convivencia y respeto, de
derechos y obligaciones, como base de una ciudadanía madura y sana, sea tan
fácil de tirar por tierra, con “bulos” que, sin ningún fundamento,  siembran odio y confrontación en la sociedad.

Sólo se me ocurre una forma de contrarrestar
estos bulos: con información y verdades.

Y la verdad es que los Servicios Sociales
tiene como objetivo mejorar la vida de los ciudadanos y ciudadanas y ayudar a
una buena convivencia. Las ayudas económicas son sólo una parte y otra, no
menos importante, es la del desarrollo de programas y actividades que acompañan,
forman, ayudan y educan a quien lo necesita.

Y otra verdad es que, como no puede ser de
otra manera, todas las ayudas que desde Servicios Sociales del Ayuntamiento de
Tudela se dan cumplen los siguientes requisitos:

Están reguladas por una ordenanza o base de
subvención donde se recogen los criterios que debe cumplir la persona
solicitante, criterios exclusivamente de ingresos económicos ( no de
procedencia) y que casi siempre van acompañados de la necesidad de estar dentro
de un proceso de incorporación social (es decir acompañados de trabajadoras/es
y educadoras/es sociales, con las que se plantean una serie de compromisos de
“camino” que les ayude a salir de la situación de necesidad en la que están
inmersos)

Deben ser justificadas en tiempo y forma
establecidos, requiriendo la devolución de lo no justificado debidamente y
bloqueando el acceso a más ayudas sin justificar las anteriores.

Las ayudas a alimentación que se cuestionan,
están dentro de las ayudas de emergencia. Esta ayuda se da a personas o unidades
familiares que carecen de ningún otro ingreso (ni siquiera la Renta
Garantizada), ayudando en el acceso a una alimentación básica (como legumbres,
arroz o leche). Sólo puede ser justificada con ticket de compra de los
productos establecidos como “básicos” en una alimentación y éstos deben ser del
periodo y cuantía previamente concedida. Su importe es de 2 euros por persona y
día. Repito, 2 euros por persona y día. El coste de barra y media de pan.
¿Imaginamos a nuestras familias viviendo con este presupuesto?

Desde el mes de junio estas ayudas, serán
gestionadas con tarjetas nominativas.

Vamos a preguntar y conocer, por favor,
antes de juzgar. Vamos a denunciar lo que nos parece injusto para cambiarlo y
seguro que así conseguimos en Tudela que todas las personas vivan mejor, en
lugar de que el nombre de nuestro pueblo quede empañado por estos bulos, que
nada aportan a la imagen de convivencia y solidaridad que siempre ha tenido
nuestra ciudad y sus gentes.

También espero que cada vez seamos personas
un poco más humanas, solidarias, empáticas y responsables en la tarea de
cohesionar nuestra sociedad, ayudando a levantar a quien se cae y acompañar a
quien lo necesite. Porque quién nos garantiza que mañana no seamos nosotras las
que necesitemos ayuda.