Actualidad

Batzarre se muestra favorable a la aprobación de la Ley Foral de Policías de Navarra

Desde Batzarre nos mostramos favorables a la aprobación de Ley Foral de Policías de Navarra y no compartimos el sentido del voto de nuestros socios en la coalición Izquierda Ezkerra, Izquierda Unida, que han anunciado su abstención. El amplio consenso obtenido por el texto nos parece una razón de peso para apoyar la propuesta que finalmente se votará en el Parlamento.

Consideramos que la norma beneficiará de manera notable a las personas trabajadoras de la seguridad pública y, sobretodo, corregirá las deficiencias operativas de la Ley vigente, que tanto han repercutido en el servicio prestado desde 2015. Entendemos que la nueva regulación, será un impulso clave para el desarrollo de la Policía Foral y, por tanto, del autogobierno de Navarra.  

Lamentamos, por otra parte, que EH Bildu y Geroa Bai compartan con UPN, al menos parcialmente, el modelo policial que debe vincular a las Policías de Navarra. Así lo demostraron al votar nuestras enmiendas en el mismo sentido que la Comisión de Interior. Su voto en contra refleja una clara incoherencia y una contradicción manifiesta entre sus propios programas electorales y lo proyectado en esta proposición Ley.

En el caso de EH Bildu, cuesta reconocer al EH Bildu de Aritz Romeo, que antes de ser Concejal Delegado de Seguridad Ciudadana en Iruña reconocía el sobredimensionamiento objetivo de la Policía Municipal y ahora lo favorece al incrementar su ratio en la Ley aprobada, muy por encima de lo recomendado por Directivas europeas.

Desde Batzarre hemos abogado por propuestas que otorguen mayor entidad y seguridad jurídica a Policía Foral en diversas materias y otorguen a la Policía Municipal funciones comunitarias y de proximidad. Sin embargo, EH Bildu y Geroa Bai dan continuidad al modelo iniciado de facto por Simon Santamaria y UPN.

Por último, queremos expresar nuestra apuesta sin matices por una Policía Foral integral. Nuestra policía de referencia merece una ley  a la altura de las personas profesionales que la componen y, en ningún caso, debe ser utilizada como ariete político.